Propietario de hostal responsabiliza a militares de causar incendio que destruyó una de sus cabañas

Un millón y medio de pesos perdió el emprendedor de Cerro Sombrero, Carlos Lagos, debido al incendio de un área de sus cabañas de hospedaje anexas a su hostal y restaurante La Ruta, ubicado a 5 kilómetros del pueblo, siniestro que ocurrió el pasado martes 28 de enero a las 23,20 horas y que fue sofocado por la Brigada de Bomberos Primavera. De acuerdo a lo informado por el jefe de Tenencia de Carabineros de Cerro Sombrero, teniente Sebastián Lara, el incendio afectó a la cabaña N°5 del conjunto y con ella se perdió además, algunos elementos de uso diario del pequeño empresario.

El jefe policial destacó que el trabajo fue bien planificado por los voluntarios, considerando que el sector no cuenta con red de agua y que debieron trabajar con sus propios estanques. El origen del fuego, en principio se situó en un presunto corto circuito, pero con el paso de los días fue desmentido por el propietario, ya que a su regreso de Punta Arenas -a donde había viajado el día del incidente- inició su propia indagación.

“Lo provocaron militares”

Carlos Lagos dijo que descubrió que su bidón de bencina, que emplea para el generador de electricidad del inmueble, estaba chamuscado justo al lado del termo que proporcionaba agua caliente a las cabañas, el que fue llevado allí por uno de los diez militares de Porvenir que ese día alojaron en la número 5, después de usar parte de su contenido para encender fuego en su quincho.

“Le pidieron a mi señora el quincho para hacer un asado y el arrendatario de la otra cabaña es testigo que uno de los militares llevó el bidón al lado del termo y lo dejó ahí, y con el calor y después explotó y empezó el fuego”, describió. Dijo que el daño abarcó gran parte de la mencionada cabaña, con un daño que supera $1,5 millones, por lo que determinó denunciar ante la Justicia.

Presentará denuncia

“Eran 10 militares que venían del lago Blanco y se iban en gira de vacaciones a Osorno, sé que eran de Porvenir. Arrendaron las cabañas 5 y 6 y aunque mi señora no alcanzó ni a registrar sus nombres, porque se asustó con el hecho, le dijeron que eran militares en gira de vacaciones. Así que voy a denunciarlos porque se destruyó el interior. Debo cambiar planchas, reemplazar el termo, se perdieron 2 televisores grandes y hay que sumar el trabajo, son más de un millón y medio en pérdidas”, lamentó.

Fuente: La Prensa Austral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*